¿Se sobrecalienta tu PlayStation4?

Pues nosotros hemos tenido ese problema estas Navidades. Imagina, justo cuando llegan las vacaciones escolares, a dos meses de acabar los dos años de garantía de la Sony Playstation 4, no se le ocurre otra cosa a la consola que darle un bonito mensaje al crío de "Tu Playstation se sobrecalienta de forma anormal y se apagará". ¿Y Ahora? Fácil, pongámonos en contacto con el servicio de atención al cliente de PlayStation España.
Estás totalmente seguro de que Sony es una empresa muy seria y te va a atender de las mil maravillas. Coges el teléfono, marcas los 9 dígitos y esperas. Marcas algún dígito más para seleccionar opción y un señor muy amable te atiende. Le cuentas tu problema. Intentando resumir. Sin llorar demasiado porque tu hijo está poco contento con la situación. Al terminar de explicarle, él te cuenta lo que viene siendo un bonito cuento:

"Como su PlayStation 4 (su, porque hablaba conmigo, claro) es de febrero de 2015 y SONY sólo da un año de garantía, tiene Ud. que ir a reclamar a su distribuidor."

Ahí me quedé con la cara a cuadros e iniciamos una discusión que no tenía ningún sentido ya que hablaba con una persona que tiene claro lo que tiene que decir porque se lo dicen y, además, no tiene ningún poder de decisión. Al decirle yo que no entendía nada y hablarle de las leyes de allí y allá, acabamos mal, pero no te lo voy a contar para no alargarme. Imagina. Eso sí, para que te diviertas un poquito, he de decirte que la PlayStation está catalogada como juguete y no como aparato electrónico (por el tema de los dos años de garantía) o al menos me dijo en amigo del servicio al cliente con el que hablaba por teléfono.

Al rato recibí un mail:


¿Un perito colegiado? ¿Pero nos hemos vuelto locos o qué? ¿La ley no ampara al débil? Ah, no, es verdad, no en este país. O sea, si tienes un problema con cualquier aparato que te compres durante sus dos primeros años, tienes que llamar a un perito colegiado para que te perite el cacharro y llevarlo entonces al servicio técnico. Qué contentos deben estar los peritos si esto es así.

Ya con ese correo me sentí idiota y me lie a escribir en diferentes redes sociales sin respuesta alguna por parte de @SonyEspana o de @PlayStationES (bueno, de una tal M. de Sony si recibí un mensaje diciendo que ellos no sabían nada de PlayStation...)

Finalmente, y a la vista de la total desprotección que tenemos en este país, que le quedaban 2 meses de garantía y que el proceso pintaba para largo, decidí buscarme la vida y arreglar yo mismo la PS4. A fin de cuentas, si mostraba un error de sobrecalentamiento y se apagaba ella sola, debía ser algo de un microprocesador: O suciedad o... mala calidad.

Busqué por internet y encontré un vídeo en youtube que me pareció bueno y seguí sus instrucciones para poder abrir y desmontar la PS4:



Al desmontarla te das cuenta del poco espacio y los materiales tan cutres para un aparato como éste que se tira tantas horas trabajando (mucho plástico y unas ventilaciones de dudosa eficiencia). No había suciedad. Al desmontar, y totalmente de acuerdo con el creador del vídeo, un disipador de pena. Y ahí encontré el fallo. Se usa una pasta térmica para disipar el calor sobre los microprocesadores. De hecho, entre el micro y el disipador. La pasta "original" era una auténtica piedra y estaba toda enganchada a la placa metálica superior que contiene el "disipador". O sea, el fallo era de origen y debido a mala calidad (en mi humilde opinión) de los productos usados. Me fui a comprar pasta térmica (4EUR por 2 gramos), se la puse, monté la consola y... ¡¡¡A jugar otra vez!!!

Conclusión: Pagamos una pasta por unos aparatos de mala calidad y su servicio técnico, de una forma muy educada, nos dice que no nos van a ayudar. Supongo que seguiremos comprando sus productos porque somos entre burros y muy burros, así que no va a haber moraleja. Tenemos lo que nos merecemos.

Buenas noches y buena suerte.

Comments

Popular posts from this blog

No celebres el cumpleaños de tus hijos en un McDonald's

Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Arbeit macht frei