Redes sociales: ¿Simple onanismo?

Para escuchar mientras lees: Lady Gaga - Poker Face

Estos días, a ratos, me he entretenido en meterme por algunas webs de las que se vienen denominando redes sociales.

Ha sido un ejercicio entretenido. En algunos momentos ha sido un poco deprimente, en otros divertido, pero en resumen, creo que he aprendido muchas cosas sobre estos grupos.

Supongo que te habrás dado cuenta de que ahora tengo dos perfiles diferentes en Facebook. Hacía ya tiempo que venía dándole vueltas al tema. No sé si tú te has fijado, pero parece que en esa red, hay un interés por tener más y más amigos. Veo que hay personas que tienen más de 300. Yo mismo llegué a tener doscientos treinta. Una aberración.

Hace poco leía en algún sitio que el ser humano tiene un número limitado de amigos que puede gestionar, es decir, si superamos un número x de amigos, ya no podemos gestionarlos de una forma, digamos, correcta.

Pero lo que sí que es cierto es que parece que queramos reafirmarnos como líderes o como seres queridos teniendo más y más amigos. Lo que quizás no conseguimos en la vida real, intentamos conseguirlo en una red en la que no hace falta dar la cara. Creo que es algún tipo de onanismo personal. Más de uno y una se hacen pajas mentales pensando en cuantos y cuantos amigos tienen. Precisamente por eso decidí crearme un nuevo perfil, al que le puse “Restricted Area” y en el que están las personas con las que realmente tengo una relación más o menos diaria. Personas con las que comparto algo más que un muro en Internet. Con las que hablo por teléfono, en persona, quedamos para cenar. Tú ya me entiendes.

La otra red que me ha dado por mirar ha sido la de “Meneame”. Una red con un éxito brutal, en la que personas que se esconden tras unos alias, disfrutan del orgásmico placer que les provoca el poder “opinar” sobre los demás, sin tener muy en cuenta lo que puedan pensar precisamente esas personas.

Por si no la conoces, “Meneame” es una red en la que la gente comparte noticias que, presuntamente, se han leído en otras páginas. Si les parecen interesantes, entonces publican una reseña. A partir de ese momento, la gente opina. Le otorga “meneos”, es decir, los vota positivamente o, en el peor de los casos, las vota de forma negativa.

Yo me limité a poner algo de mi blog, lo que inmediatamente hizo que la gente se tirara encima de mí y me tacharan incluso de meter basura en sus venas. Para mis adentros pensé:

“¿Esta gente no tiene nada mejor que hacer que estar mirando TODO lo que se publica en esta red?”

Que cada uno piense lo que quiera. Pero es así, hay un número de personas que parten y reparten, que hunden una reseña o, sencillamente, la encumbran.

Tengo claro que “Meneame” no es una red para publicar entradas de blog, pero me apetecía tener esa experiencia. Es una red en la que la gente publica cosas que no ha escrito. Una red en la que he podido ver que se genera una carrera por ver quién publica la reseña antes. Ya no se filtra, se publica cualquier cosa. En mi humilde opinión, es como todo, el único interés de esa red social es tener cuantos más usuarios mejor, para poder ganar dinero con la publicidad. Ese es su único valor. Mientras tanto, un número indeterminado de personas que ostentan un punto de poder irreal, siguen pajeándose pensando en lo grandes que son. Supongo que en la vida real deben ser diferentes, quizás sean unos simples perdedores, no lo sé, igual me equivoco, no soy psicólogo especialista en perfiles.

Hay más redes, pero estoy viendo que al final siempre es lo mismo. Tener cuantos más usuarios mejor, independientemente de que al final sea una casquería, mientras a la gente le interese, ya está bien. Ellos, mientras, cuentan sus ganancias. ¿Envidia? Quizás.

Suerte ahí fuera,
àlex

Comments

Popular posts from this blog

No celebres el cumpleaños de tus hijos en un McDonald's

Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Arbeit macht frei