Secretos, arrepentimientos, sueños y amores

No recuerdo cuándo fue, me encontré por casualidad con una frase. Tampoco recuerdo quién la dijo, pero creo que eso, ahora, no importa:

"En la vida todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable."

¿Tú qué crees? Reconozco que a mí me impactó en su momento. Por eso, lo primero que hice fue copiarla y crear una entrada nueva, sólo con la frase. Lo hago a menudo. Veo algo, escucho algo, pienso… rápidamente lo apunto.

En este caso quise ver si yo me encontraba en ese “todos” de la frase. Si realmente estaba de acuerdo con el que lo había dicho…

No es fácil. Hay que reconocer muchas cosas. Nos cuesta hacerlo. Todos guardamos esos rinconcitos confidenciales, de secretos.

Secretos. Ayer escuchaba que los secretos, además de un grupo musical, suelen ser los precursores de la violencia. El defender los secretos, el conseguir que nadie se entere de cómo somos en realidad, hace que luchemos hasta límites insospechados para mantenerlos a buen recaudo. Amistades rotas. Matrimonios rotos. Familias rotas, por un secreto.

Seguro que yo también tengo algún secreto inconfesable. En el momento de escribir esto, puedo pensar en alguno, aunque dudo yo que se rompa nada por mis secretos. Por mis confidencias. Creo que a nadie le importan. Bueno, a los chafarderos, claro, ese tipo de personas que siempre quieren que les cuentes todo, por el mero hecho de saber más, de enterarse de aquello que puede producir morbo. Fíjate que los programas con más audiencia en la televisión tratan precisamente de eso, de los secretos de los famosos y famosetes. Y si son de alcoba, todavía más puntos.

En lo que yo no caigo es en el arrepentimiento irreversible. Si me conoces, sabes que no suelo tener remordimientos de conciencia por nada. Igual me falta alguna hormona o qué se yo, pero no me suelo arrepentir de nada. Cómo máximo, me arrepiento en ocasiones de discusiones estúpidas que me llevan a momentos de silencio o de enfado que, cuando los pienso con calma, veo que no me han llevado a ningún sitio. A día de hoy, creo que no me arrepiento de nada. Y menos de forma irreversible. Me siento muy satisfecho con todo lo hecho hasta hoy. Quizás hay cosas que podría haberlas hecho mejor, seguro, pero estoy contento con la forma en que va discurriendo mi vida.

En cuanto a sueños inalcanzables. Bueno. Quién no tiene sueños hoy día. Creo que no tener sueños o ilusiones hacen que no vivamos. No te hablo de esperanzas o expectativas, sencillamente, sueños. Algo que nos gustaría conseguir para ser más felices, o que creemos que nos hará más felices. En ese sentido, y sólo en ese, me considero bastante conformista. Sé que hay cosas que están lejos de mi alcance, pero tampoco me privan de dormir tranquilo, algo que vuelvo a hacer aquí en mi casa. ¿Un sueño? El de todo padre, ver a mis hijos llegar tan lejos como puedan en la vida, entendiendo como llegar lejos el alcanzar la tan anhelada felicidad. No sueño con tener un premio Nobel en casa. Pero espero que consigan llegar más lejos de lo que llegue yo, porque si yo soy feliz, entonces imagina hasta dónde pueden llegar ellos.

Amor inolvidable… Cuando te vi, me enamoré. Fue un flechazo. Estoy seguro que aunque mi vida no acabara a tu lado, siempre serás mi amor inolvidable. Sólo pensar en tu sonrisa, en aquella aula de la universidad, sigue haciendo que se me dibuje una sonrisa en la cara. Espero seguir viéndola hasta que el último soplo de vida abandone mi corazón...

¿Y tú? ¿Tienes secretos, arrepentimientos, sueños y un amor inolvidable?

Que te vaya bonito,

àlex

Comments

Popular posts from this blog

No celebres el cumpleaños de tus hijos en un McDonald's

Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Arbeit macht frei