Quedar con los amigos

No tengo muy claro si alguna vez habíamos comentado esto aquí, pero quedar con los amigos es algo cada vez más complicado.

Reconozco que siempre me ha parecido brutal lo de hacer planes a más de dos semanas vista. A no ser que sea para viajes, o para planes un tanto especiales, no veo la necesidad de ir acumulando citas y citas y citas durante los fines de semana.

Al final, no eres dueño ni de tu tiempo entre semana ni de tu tiempo el fin de semana. A ver, está claro que el fin de semana lo has planificadó tú, o, en la mayoría de los casos, siempre decimos que ha sido nuestra pareja. Está claro que quedamos con amigos o familia, vamos, para tiempo de ocio.

A mi me estresa pensar en los próximos tres fines de semana y pensar que no tengo tiempo para nosotros. No puedo. Lo evito. Si pienso ahora en los próximos fines de semana, sí que es cierto que éste ya lo tengo completo, estamos a jueves, y lo siguiente que tengo es para el domingo 7 y el domingo 14. No sé si el fin de semana del 20 tengo algo, pero hasta ahí... Me niego a hacer más planes. Paso. Al final, es que no puedo estar con mi mujer y mis hijos.

A estas alturas te estarás preguntando por qué estoy escribiendo esto.

Verás, estoy intentando organizar dos encuentros de amigos. En ambos estoy teniendo problemas... para quedar a medio plazo.

Ya contaba que quedar a corto plazo era misión imposible. Pero es que hablas de quedar y hay gente que ya te dice que entre semana, para una cerveza, que el fin de semana no puede...

A ver, no puedes... Que no quieres. Pero me jode. Si no quieres quedar, pues lo dices. Aquí paz y después gloria, pero no vengas con mariconadas de que tienes todos los fines de semana ocupados. De verdad, es de esas cosas que a mí, particularmente, me revientan. Cuidado, que cada uno es muy libre de hacer con su tiempo lo que le salga de la punta, pero no que no venga con esas milongas. Tú, con toda la buena fe, intentas que quedemos todos, y no puede por la familia... Venga ya!!!!

Yo ya sé que la vida se nos complica. Más todavía cuando tenemos hijos, pero hay que tener tiempo para todo. Yo, por ejemplo, no pierdo el tiempo engañando a nadie. Si alguien con quien no quiero quedar me dice de hacerlo, pues se lo digo. "Oye mira, que no vamos a poder quedar, no me parece buena idea". Punto.

La vida es para vivirla. Es para compartirla con aquellas personas con las que cada uno de nosotros cree que vale la pena hacerlo. Está claro que no podemos malgastar estos cuatro días con personas que no nos aportan nada. Pero también tengo claro que hay que variar, hay que enriquecer nuestras vidas. Estoy convencido de que a la vuelta de la esquina, hay una persona a la que todavía no conozco, que hará que mi vida sea un poquito mejor. Pero tengo que darle una oportunidad. Si no, nuestra vida se convierte en una rutina que termina por auto limitarnos y castrar nuestra inciativa e improvisación.

Espero que haya suerte esta vez.

Que vaya bonito,
àlex

Comments

Popular posts from this blog

No celebres el cumpleaños de tus hijos en un McDonald's

Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Arbeit macht frei