Un año en UK

Hoy hace exactamente un año. Era un 19 de enero, como hoy, aunque era lunes. Recuerdo poco de aquel día. Me vine solo desde Barcelona. Aterricé y tuve que coger un Taxi hasta la oficina. Hablando poco o nada de inglés.

Ha sido un año complicado, ya te lo he contado en otras ocasiones. Casi podríamos decir que en algunos aspectos, un año para tirar a la basura.

De cualquier manera, quiero quedarme con lo positivo. Reconozco que he recuperado algo que quizás había perdido en el limbo. Me siento en mi mejor momento gracias a eso. Aunque muchas cosas importantes han estado en juego durante algún tiempo, ahora puedo decir que vuelvo a ser feliz. Quizás mucho más feliz de lo que había sido. Quiero pensar que este año ha espoleado la vida. Ha dado alguna motivación que igual se había perdido.

Qué me llevo de aquí es la pregunta del millón. Porque al final, lo que tienes que conseguir es poder destacar algo de tus experiencias. Recientemente, J.J. me comentaba una frase que creo recordar que la pronunció Sta Teresa de Jesús y que decía algo parecido a que si no puedes destacar nada en un día, eso significa que no lo has vivido.

En este año, aparte de haber aprendido un poquito de inglés, me llevo mucho. Lo más importante, quizás, es haber enderezado un camino que igual empezaba a desviarse hacia destinos oscuros e insospechados. Eso es lo más destacable. Nada tangible. Sentimientos.

He conocido a muchas personas. A algunas, seguramente no las recordaré con cariño, aunque haberlas conocido también ha aportado algo a mi vida. He reafirmado mis convicciones sobre el trato a los demás. He reafirmado aquello que siempre digo, que prefiero ser un responsable y no un jefe.

Algunos otros, ha sido un placer conocerles y compartir momentos con ellos. Espero poder seguir haciéndolo en el futuro. Buena gente.

Unos pocos, muy pocos, a contar con una mano, son algo más que compañeros. Con ellos estoy en el camino de la amistad. Con ellos he compartido algo más que jornadas de trabajo y un par de cervezas. Con ellos hemos tenido confidencias, nos hemos dado un poco de calor cuando las cosas no iban tan bien como nos hubiera gustado.

Y un par o tres se han convertido en amigos de verdad. Aquellos que se preocupan por ti y tu te preocupas por ellos. Personas con las que has compartido quizás los peores momentos. Que han estado ahí. Que están ahí. Con los que hablas incluso sin estar en el trabajo. Que te llaman. Que les llamas. Que te escriben. Seguramente, incluso dentro de esos tres, puedo destacar a alguien, pero ya no voy a entrar aquí ni ahora.

Desgraciadamente, me he perdido casi un año entero de mis hijos. Sí, sé que te había dicho que no iba a destacar nada negativo, pero joder, eso duele… duele mucho. Cuando pienso en eso creo que me estoy equivocando en algo…

Qué más puedo destacar de este año… El tiempo que estuve compartiendo piso. En plan estudiantes. Fue divertido. He trabajado mucho. Quizás en algunos momentos demasiado, y sin un resultado del que yo me sienta satisfecho. He compartido muy buenos momentos. Me he enfadado. He hecho las paces. Vamos, un año entretenido en esta Isla. He vivido en dos hoteles diferentes. He tenido un montón de anécdotas con taxistas. No sé... muchas cosas que no tengo tiempo de escribir aquí todas juntas....

Lo que sí que sé, es que no soy la misma persona que llegó aquí aquel lunes. Tú debes decidir si soy mejor o peor... O mejor aún, no me juzgues...

Ahora sólo pienso en que debería hacer un pensamiento y volver a casa. ¿No crees?

"Dentro de 20 años te sentirás más defraudado por las cosas que no llegaste a hacer que por las cosas que realmente hiciste. Así que arriésgate, navega lejos de los puertos seguros. Explora. Descubre..." (Mark Twain)

Que vaya bonito,

àlex

Comments

Popular posts from this blog

Feliz cumpleaños... Miriam

This is Sarah

Teoría de la cerveza aplicada a la vida profesional del consultor