Nos vemos luego

El texto que vas a poder ver a continuación es la carta de despedida que he enviado a las personas con las que he compartido este último año, aunque hayan sido un par de semanas. No te entretengo con más detalles. Me apetecía añadirlo al blog y ya está. Creo que, como colofón final a mi estancia en UK, no estaba mal. Han habido otros correos de despedida, pero han sido más personales y esos no voy a publicarlos, esos se quedarán para siempre entre el grupo de personas que los hemos compartido.

"La función de un delantero, es marcar goles. Su máxima prioridad es esa. Marcar. Cuando lo consigue, llega a su punto álgido de felicidad, y en algunos casos, sube su caché y le pagan más…

He podido ver a Eto’o, uno de los delanteros más eficaces del mundo, marcar un gol, y no celebrarlo. Lo hacía contra un ex-equipo. Su momento de mayor felicidad quedaba encerrado en su corazón.

La sensación que tengo yo hoy es la misma.

Cuando llegué aquí hace un año, sin hablar inglés y sin conocer a nadie, no podía imaginar ni el tiempo que iba a pasar fuera de casa ni las personas que aquí me iba a encontrar. Al final ha sido un año, una semana y tres días, como una condena.

Con algunas personas, no con todas, por supuesto, surgió feeling. Con otras, quizás otros sentimientos de rivalidad. Con una, incluso, en uno de los mayores errores que he cometido aquí, dejé de hablarme durante tres meses… por suerte, ese error está más que superado.

Los malos momentos hacen que las personas nos unamos más. Aquí hemos pasado muchos de esos. Para mí, en mis treinta y dos años… bueno, vale, treinta y ocho, este ha sido quizás uno de los proyectos más complicados en cuanto a sentirme ubicado. Todavía hoy, casi saliendo por la puerta, me pregunto qué hago aquí.

Me quedo con las personas. Me quedo con los nombres propios. Con algún que otro amigo que he hecho aquí. Con gente con la que me lo he pasado también genial. Desde personas a las que conozco desde hace un año, a personas que he conocido hace apenas dos semanas.

Estar aquí con esas personas ha sido un lujazo… quizás una de las mejores experiencias de mi vida… una experiencia que me gustaría que no acabara nunca…

Pero todos sabíamos que este momento iba a llegar tarde o temprano. El momento en que yo me iba a ir a mi casa, con mi familia. Y es por eso por lo que entiendo a Eto’o. Hoy es un día muy feliz en mi vida. Todavía no puedo creerme que vaya a irme a
casa y que el lunes que viene no vaya a coger un avión para venir a estar contigo. Por eso no puedo celebrar que me vuelvo a casa, porque una inmensa tristeza está invadiendo hoy mi corazón, porque voy a dejar de estar contigo. Sentimientos contradictorios.

Gracias. Gracias. Gracias.

Gracias por haber estado ahí. Gracias por haber compartido conmigo un pedacito de tu
vida. Gracias por los momentos en que hemos reído. Gracias por los momentos en que quizás no hemos reído. Espero haberte dejado algún tipo de impronta. Yo me llevo a algunos de los que aquí he encontrado en mi corazón. Para siempre.

Seguro que nos vemos pronto en otro proyecto. Se bueno o buena. No vuelvas tarde a casa e intenta disfrutar incluso de los malos momentos, porque el que no sabe reír o gastar una broma en los momentos más duros, es que no tiene todavía claro cómo es la vida, te lo asegura este padre de treinta y ocho años: no tiene nada que ver con la madurez.

Un beso… y la mejor de mis sonrisas…

Me vuelvo a casa."

Nos vemos luego,

àlex

Comments

Popular posts from this blog

No celebres el cumpleaños de tus hijos en un McDonald's

Muerto el perro, ¿se acabó la rabia?

Arbeit macht frei