Total de páginas vistas

martes, 18 de agosto de 2009

Mal día para empezar las vacaciones

Coger un avión cinco minutos antes de las 7 de la mañana tiene muchas implicaciones. Una de ellas, la más jodida, es, sin lugar a dudas, el madrugón que te tienes que pegar.

Si a eso le sumas el haber dormido sólo dos horas y haber bebido bastante más de la cuenta, consigues un cocktail explosivo.

Creo que el pasado viernes, 7 de agosto, me dejé parte de mí en el apartamento de Horsham y en el lavabo del aeropuerto. No voy a entrar en detalles ahora.

Easycrap salió puntual. Se me hizo más largo que nunca. No hay nada peor que una resaca en el interior de un avión. No podía dormir. No me atrevía a moverme. Cada traqueteo era como si un montón de conejos enanos bailaran claqué en mi estómago. Ahora arriba. Ahora abajo. Visité como 3 veces los servicios del avión. Los olores nauseabundos del carrito del catering no ayudó a mi bienestar. Esos bocadillos calientes de bacon con lo que sea... el café infecto que te sirven... Todavía no tengo claro cómo conseguí superar esa prueba que la naturaleza me había impuesto... por tonto.

A la llegada al aeropuerto, envié algún SMS a los compañeros de fiesta. Todos estaban con la cabeza a punto de estallar. Tomando analgésicos. Su suerte fue que no tuvieron que madrugar como yo. Ellos no tuvieron que levantarse a las 4:30. Pudieron dormir algo más. Todavía hoy pienso que hubiese sido mejor permanecer despierto hasta coger el avión, aunque no sé como hubiera reaccionado mi cuerpo durante el vuelo.

Llegué a casa a eso de las diez y media.

Bajé un rato con los críos a la piscina. Mi mujer, mientras tanto, acabó de preparar la maleta. Bajamos a comer a "La Clotxa". A las tres más o menos nos íbamos al puerto. Teníamos que coger un barco rápido (luego verás por qué he resaltado lo de rápido) a Menorca que salía a las 5.

Llegué a las oficinas de los cuatreros marinos llamados "Balearia". Había comprado mis billetes con el descuento de familia numerosa. Al ir a retirar las tarjetas de embarque, llevaba los carnés individuales de mi mujer y el mío, además del libro de familia. Pues bien, a estos choricetes de tres al cuarto no les sirvió y me cobraron 54 EUR más al eliminar el descuento de familia numerosa a mis hijos. Claro, es evidente, sólo el matrimonio forma parte de la familia numerosa, los niños no. A partir de este momento, aunque no tengas hijos, creo que puedes ir a solicitar dicho carné, te lo tienen que dar según la forma de pensar de Balearia.

Pedí la hoja de reclamaciones. A ver si la escribo este jueves.

El barco que debía salir a las cinco, acabó saliendo a las ocho, y en vez de llegar a las nueve y media, llegamos a las tres y media de la madrugada... echa cuentas. Por supuesto, esta banda de bandidos no nos dio ninguna explicación en ningún momento.

Claro, entre el cabreo, la resaca y el no haber dormido, he de reconocer que el viaje no se me hizo tan largo. Iba durmiendo en cualquier rincón. Dónde podía. Los niños también. Que horror de viaje. NO VAYAS NUNCA CON BALEARIA.

Creo que el próximo viaje a las islas será en avión y alquilaré allí el coche. Paso de historias con estos tíos.

A las 4 nos íbamos a dormir. y a las 9 del día siguiente los niños tocaban diana. Iniciábamos la semana de vacaciones en el paraíso de Menorca. Aunque esto, te lo explicaré en otra entrada...

Todos deberíamos creer en algo. Yo creo que tomaré otra cerveza.

Que vaya bonito,

àlex

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar